En el taller de trabajo ‘Estrategia de desarrollo sostenible de la acuicultura en España’ que, organizado por la Fundación Observatorio Español de Acuicultura se ha celebrado recientemente, el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, ha destacado que la acuicultura es “una industria mundial, que ofrece oportunidades globales de desarrollo y plantea importantes retos, especialmente en […]

En el taller de trabajo ‘Estrategia de desarrollo sostenible de la acuicultura en España’ que, organizado por la Fundación Observatorio Español de Acuicultura se ha celebrado recientemente, el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, ha destacado que la acuicultura es “una industria mundial, que ofrece oportunidades globales de desarrollo y plantea importantes retos, especialmente en lo tocante a la sostenibilidad medioambiental de la producción y a la calidad y seguridad de los productos”.  

En su intervención, Domínguez destacaba que la acuicultura es una actividad económica importante en muchas zonas costeras y continentales de la Unión Europea, que ha logrado importantes avances en lo que se refiere a sostenibilidad, a seguridad y a calidad de sus productos. No obstante, Domínguez ha precisado que este sector necesita del impulso de determinadas medidas para incrementar su producción.

El documento de la Comisión de 2009 sobre la Nueva Estrategia de Desarrollo Sostenible de la Acuicultura Europea aborda una serie de desafíos “que son, en gran medida, coincidentes con la situación en nuestro país hoy en día”, comentaba Domínguez.

Incremento de la competitividad de terceros países

En este documento se señalan una serie de problemas, “que queremos identificar como retos”, a los que hay que hacer frente en un futuro inmediato. En concreto, el secretario general apuntaba que uno de los principales problemas a los que se enfrente la acuicultura española es el del incremento de la competitividad de terceros países por el mercado europeo, cuyos productos “se posicionan en clara ventaja frente al producto español debido a que la normativa que regula este sector en estos países está considerablemente menos avanzada”.

Demanda de productos de calidad

Ante esta situación, Domínguez considera necesario que los productos procedentes de estos países cumplan con los mismos requisitos (sanitarios, higiénicos…) que el producto nacional. Sin embargo, indicaba que “juega a nuestro favor” la creciente demanda de productos acuícolas de calidad, por lo que resulta fundamental que todas las instituciones implicadas y el propio sector apuesten por la innovación y el desarrollo tecnológico, para fortalecer el futuro de la acuicultura española.

Nuevas especies y presentaciones

El secretario general explicaba también que la estabilidad empresarial del sector pasa por la diversificación de la producción con nuevas especies y con la introducción de nuevas presentaciones, “que cuenten con buenas perspectivas de mercado y resulten atractivos al consumidor”.

{jathumbnail off}