El escenario del comercio mundial ha cambiado tanto en los últimos 10 años que solamente la comercialización de alimentos se ha casi triplicado. En esta década de importantes cambios, América Latina se ha convertido en el mayor exportador neto de alimentos —sustituyendo a América del Norte—, inaugurando un nuevo mapa político de los flujos comerciales Sur-Sur.

En este contexto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomienda en un informe publicado ayer miércoles que las normas que rigen el comercio mundial de alimentos se elaboren prestando una mayor atención a mejorar la seguridad alimentaria de los países y otros objetivos de desarrollo.

El reto para los responsables de las políticas —afirma el informe de la FAO— consiste en que el aumento previsto en el comercio mundial de productos agrícolas trabaje a favor, y no en contra, de la eliminación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

El informe de la FAO busca reducir la actual polarización que impera en el comercio agrícola. Mientras algunos insisten en que el libre comercio permite aumentar la disponibilidad de los alimentos, otros subrayan la necesidad de un enfoque más cauteloso en vista de la reciente volatilidad de los precios alimentarios.

La FAO recomienda que en medio de la variedad de condiciones que definen a los países según sus niveles de ingresos o desarrollo, las normas internacionales para formular políticas comerciales deberían apoyar los esfuerzos para mitigar las distorsiones que ponen en riesgo la seguridad alimentaria.

En esta década de importantes cambios, América Latina se ha convertido en el mayor exportador neto de alimentos —sustituyendo a América del Norte—, inaugurando un nuevo mapa político de los flujos comerciales Sur-Sur. Si bien las importaciones de productos agrícolas tienden a dispersarse entre muchos países, las exportaciones están concentradas en unos pocos, como Brasil y EE.UU.

Seguridad alimentaria para todos

La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cuenta con 194 países miembros, dos miembros asociados y una organización miembro, la Unión Europea. Alcanzar la seguridad alimentaria para todos y asegurar que las personas tengan acceso a alimentos de buena calidad que les permitan llevar una vida activa y saludable es la esencia de sus actividades como organización intergubernamental.

Sus tres objetivos principales son: la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, la eliminación de la pobreza y el impulso del progreso económico y social para todos, y la ordenación y utilización sostenibles de los recursos naturales, incluida la tierra, el agua, el aire, el clima y los recursos genéticos, en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Resumen
La FAO pide que el comercio mundial de alimentos se centre en eliminar el hambre
Título
La FAO pide que el comercio mundial de alimentos se centre en eliminar el hambre
Descripción
La FAO recomienda que las normas que rigen el comercio internacional de productos alimentarios se elaboren prestando una mayor atención a mejorar la seguridad alimentaria de los países y otros objetivos de desarrollo.
Autor