Del 15 de septiembre al 18 de diciembre de 2011, más de 120 casas de Turismo Rural de Galicia ofrecen, un año más, la posibilidad de que los visitantes se acojan a la promoción Otoño Gastronómico, un evento patrocinado por Turgalicia. Durante este período -excepto los fines de semana del 3-4 y 10-11 de diciembre- […]

Del 15 de septiembre al 18 de diciembre de 2011, más de 120 casas de Turismo Rural de Galicia ofrecen, un año más, la posibilidad de que los visitantes se acojan a la promoción Otoño Gastronómico, un evento patrocinado por Turgalicia.

Durante este período -excepto los fines de semana del 3-4 y 10-11 de diciembre- las casas rurales participantes ofrecerán dos menús diferentes, exclusivamente concebidos para esta ocasión, dentro del llamado Menú Otoño Gastronómico, que incluye los entrantes, primeros y segundos platos, postres, cafés o infusiones, vinos de denominación de origen gallega u otras bebidas por el precio global de 30 euros por persona.

También se ofrece la posibilidad de adquirir el Paquete Otoño Gastronómico, que permite degustar el anterior menú otoño gastronómico, pero además pernoctar en la casa de turismo rural elegida (noche de viernes o de sábado a escoger), incluyendo los desayunos del siguiente día, al precio de 110 euros  para dos personas en habitación doble o de 70 euros por persona en habitación individual.

Para todos los gustos

La oferta completa la completan el Fin de semana Otoño Gastronómico, pernoctando dos noches por 190 y 130 euros respectivamente y el Fin de Semana Familiar Otoño Gastronómico, con precios especiales para toda disfrutar con toda la familia.

Este año, además, acumulando dos fines de semana con alojamiento en cualquiera de los establecimientos, el visitante se lleva de regalo otro fin de semana en la casa de su elección.

Una buena oportunidad, sin duda, para conocer la historia y al patrimonio de los Pazos de Galicia (antiguas casas señoriales), hoy cuidadosamente rehabilitados, para revivir la época de las señoriales Casas Grandes, para pasar una noche en una auténtica Casa Rectoral o para sentir el pulso de la vida rural de las Casas de Aldea o de las Casas de Labranza.