La oveja Colmenareña, catalogada en peligro de extinción, ha sido autorizada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a utilizar el logotipo de Raza Autóctona, autorización que se otorga a la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Raza Colmenareña.

La Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios ha autorizado el uso del logotipo ‘Raza Autóctona’ a la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Raza Colmenareña, la entidad actualmente reconocida para la gestión del Libro Genealógico de la raza.

Se trata de la primera asociación de criadores reconocida por la Comunidad de Madrid a la que el Ministerio concede esta autorización. El nombre de raza Ovina Colmenareña procede del municipio madrileño de Colmenar Viejo, en cuyo término municipal se ha asentado tradicionalmente el núcleo más importante de animales de esta raza.

La raza cuenta con unos 7.000 animales ubicados en 16 explotaciones de la Comunidad de Madrid. El área de distribución se localiza en la zona norte de esta Comunidad, donde la elevada rusticidad y adaptación de la raza le permite soportar un clima muy seco y temperaturas muy bajas en invierno. Catalogada como raza autóctona en peligro de extinción, se centra en la producción de cordero lechal.

Razas autóctonas

La iniciativa del logotipo ‘raza autóctona’ forma parte del plan de desarrollo del Programa Nacional de Conservación, Mejora y Fomento de las razas ganaderas, que cuenta entre sus prioridades estratégicas la utilización sostenible y vías alternativas de rentabilidad para las razas y sus productos, y las actividades de difusión y divulgación de los recursos genéticos en la sociedad.

Los responsables del uso correcto de este logotipo son las Asociaciones de criadores de razas puras oficialmente reconocidas, que son las garantes de que los animales y los productos comercializados al amparo de este logotipo sean de raza autóctona. Estas Asociaciones están solicitando de manera voluntaria el uso del logotipo ‘raza autóctona’, con el objeto de diferenciar exclusivamente los productos procedentes de esas razas españolas, consolidando la confianza del consumidor y poniendo en valor la calidad de los productos de estas razas.

Hasta el momento se ha autorizado el uso del logotipo a 18 razas autóctonas, con un total de 1.700 operadores. Un sello que ya utilizan las razas:

De bovino

  • Retinta
  • Avileña-negra ibérica
  • Berrenda en negro
  • Berrenda en colorado
  • Morucha
  • Asturiana de los valles
  • Alistana-sanabresa

De ovino

  • Merina
  • Manchega
  • Churra
  • Ojinegra de Teruel
  • Ansotana
  • Talaverana
  • Alcarreña
  • Merina de Grazalema
  • Colmenareña

De caprino

  • Malagueña
  • Payoya

Raza Colmenareña

Según la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (FEAGAS), el nombre de la raza procede del municipio de Madrid, Colmenar Viejo, en cuyo término tradicionalmente ha estado asentado el núcleo más importante de animales de la raza. En base a su morfología, principalmente relacionada con las características del vellón de la lana y de la pigmentación presentada, la raza queda encuadrada en el Tronco Churro.

La raza agrupa animales de perfil recto o subconvexo, mesomorfos y de pequeño tamaño, rayando la elipometría, consecuencia en parte del medio duro en que viven. Desprovista de cuernos en ambos sexos. De color blanco, presentan pigmentación característica en cabeza y extremidades. Poseen vellón semiabierto con lana de baja calidad, que se extiende por el tronco y cuello, llegando a la cabeza, y en la región frontal forma la denominada “Moña”. El peso vivo es variable según zonas y sistemas de manejo aplicado, situándose entre 45 y 50 Kg. en las hembras, y entre 50 y 60 Kg. en los machos. Es destacable su elevada rusticidad y gran capacidad de adaptación a un medio de extraordinaria dureza, para lo cual ha tenido que adoptar formas elipométricas a efectos de disminuir sus necesidades nutritivas.

El área de ocupación de la raza se halla muy localizada en la zona norte de la Comunidad Autónoma de Madrid. En general, ocupa una zona de altitud destacada, con clima muy seco y temperaturas muy bajas en invierno.

La raza se explota por su doble aptitud carne-leche. Actualmente, el objetivo principal de su cría es la producción de carne, aunque no hay que despreciar la producción de leche. Se centra la producción de carne en el cordero lechal, con peso de 10-11 Kg. en vivo (5,0 a 5,5 Kg. canal), sacrificado a los 30-35 días de edad y alimentado exclusivamente con leche materna. La producción de leche ha constituido el objetivo principal de la explotación, con rendimientos muy interesantes, aunque no alcanzan los de otras razas especializadas, razón por la que la producción de carne toma un papel predominante. Hembras de segundo parto y más producen de media 151 litros por lactación, con un contenido en grasa de 6,9%, de proteína de 5,1% y de extracto seco del 18.9%.

La oveja Colmenareña está sometida a un régimen de explotación extensivo, saliendo a pastar, prácticamente todos los días del año, agrupándose en rebaños de dimensión entre 150 y 250 reproductoras, a excepción de un rebaño de 2.000 cabezas, conducidas por el pastor que permanece con ellas toda la jornada. La alimentación procede, principalmente, de la obtenida en el pastoreo. Los pastos de la zona de explotación son generalmente escasos y de baja calidad, aplicándose suplementación durante la lactación o cría de los corderos. El ordeño mayoritariamente se realiza de forma manual.

Resumen
Título
La oveja Colmenareña, raza autóctona
Descripción
La oveja Colmenareña, catalogada en peligro de extinción, ha sido autorizada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a utilizar el logotipo de Raza Autóctona.
Autor