Los órganos de control de la Unión Europea han advertido a siete países miembros, entre ellos España, en relación a una serie de partidas de semillas de importadas de Egipto entre 2009 y 2010 que podrían estar relacionadas con los brotes de la bacteria E.coli surgidos en Alemania y Francia. El portavoz de Sanidad de […]

Los órganos de control de la Unión Europea han advertido a siete países miembros, entre ellos España, en relación a una serie de partidas de semillas de importadas de Egipto entre 2009 y 2010 que podrían estar relacionadas con los brotes de la bacteria E.coli surgidos en Alemania y Francia.

El portavoz de Sanidad de la Comisión Europea, Frederic Vincent, ha asegurado que «no hay ‘E. coli’ en España, pero es uno de los siete países» a los que se ha advertido de que esas semillas han sido distribuidas en sus territorios.

La advertencia se basa en un informe realizado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) que señalaba las semillas de fenogreco (variedad de legumbre con usos similares a los de los cereales), como posible origen del brote epidémico y que fue transmitido a los siete países posibles receptores a través del Sistema de Alerta Rápida de Alimentos y Piensos (RASFF). El documento indicaba que las investigaciones llevadas a cabo en varios países han mostrado hasta ahora que las semillas cuestionadas,  importadas de Egipto, están relacionadas con los brotes de E.coli.

La U.E. ha estudiado el origen y la trazabilidad de las semillas cuestionadas

Aunque el informe reconoce que «todavía hay mucha incertidumbre acerca de si esta es realmente la causa común de todas las infecciones, ya que todavía no hay resultados bacteriológicos positivos», las autoridades europeas han investigado a fondo el origen y la trazabilidad de las semillas, deduciendo que entraron en Europa a partir de Italia, siendo distribuidas posteriormente a España, Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Austria.

El informe de EFSA y ECDC confirma que el consumo de brotes es el «vehículo de infección sospechoso» en los brotes de «E.coli» de Alemania y Francia, relacionándolo con toda seguridad el lote de semillas de fenogreco importadas en 2010 y más levemente con el de 2009. Sin embargo, la investigación no logra explicar el reciente caso surgido en Suecia, actualmente bajo investigación y en el que por el momento no se ha detectado ningún consumo de brotes.