La demanda de comida y bebida de conveniencia ‘on-the-go’ —productos innovadores y cómodos, para un estilo de vida urbano y rápido— está ayudando a impulsar las ventas en Europa de los productos tipo snack, en particular de patatas fritas y snacks salados. Los compradores optan por snacks más ligeros acordes con sus estilos de vida saludables y vertiginosos.

Esta es una de las principales conclusiones de un reciente estudio realizado por la compañía especializada en Big Data y estudios predictivos sobre gran consumo, IRI, que ha analizado las categorías de Gran Consumo más vendidas en 2017 en los seis países más grandes de Europa: Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España y Holanda.

Un factor clave en la categoría de alimentos a temperatura ambiente es que el crecimiento en los snacks está siendo impulsado por el estilo de vida cada vez más vertiginoso de los consumidores y su preferencia por comer sobre la marcha, a menudo como una alternativa a las comidas tradicionales en casa. En total, los alimentos que se conservan a temperatura ambiente sumaron un total de 96.000 millones de euros en los principales países Europeos analizados por IRI durante el año pasado, con un crecimiento de media del 1.4%, siendo Alemania y Holanda los que experimentan mayor crecimiento, 2.3% respecto del año anterior.

En esta categoría de alimentos que se conservan a temperatura ambiente, las patatas fritas y los snacks salados, con unas ventas totales de 6.300 millones de euros (+3.7% respecto del año anterior), fueron un impulsor del crecimiento común en todos los países, estando en el top 10 de crecimiento absoluto, año a año, en todos los país estudiados excepto en dos. Las ventas de la categoría crecieron más rápido en Italia, con volúmenes subyacentes de hasta +7.5% respecto del año anterior, inducido por una tasa de venta en aumento.

Snacks, pero conscientes de la salud

Como se subrayó en el estudio de IRI European Shopper Survey del pasado año, la salud y el bienestar están ganando importancia para los consumidores, influyendo en sus elecciones de comida y bebida y ayudando a fomentar el crecimiento en los productos orgánicos, vegetarianos y sin gluten.

El análisis llevado a cabo en este nuevo estudio muestra que los consumidores están optando por productos más sanos o más ligeros, siendo la fruta distribuida de forma individual, los frutos secos, palomitas, patatas horneadas o chips de vegetales sus snacks preferidos. El crecimiento de dos dígitos en los chips de vegetales, por ejemplo, está siendo impulsado por el desarrollo de nuevos productos, como las raíces de vegetales, los guisantes, variantes de arroz y lentejas, de marcas nicho y convencionales.

También muestra que los volúmenes de agua mineral embotellada están creciendo por encima de las colas en todos los países (+3.3% versus -3.4% año a año), lo que sugiere que más consumidores están optando por rehidratarse y eliminar toxinas y tienen en cuenta su bienestar general. La preocupación referente al alto contenido en azúcar, unido a problemas de salud como la obesidad y la diabetes, están jugando un papel fundamental. Esta disminución en las ventas de bebidas con gas puede ser aún mayor en Reino Unido por la introducción inminente de un impuesto a los refrescos (abril 2018) y las subidas propuestas en Francia, donde existen tasas desde 2013.

“Nuestro análisis de las macro categorías más vendidas en 2017 proporciona algunos desarrollos interesantes en cuanto al cambio de perfil del comprador europeo normal. El acceso rápido y fácil a las opciones de comida y bebida se está convirtiendo en algo de más importancia, por tanto, los fabricantes y distribuidores necesitarán maximizar las oportunidades en ese campo”, comenta Olly Abotorabi, Senior Regional Insights Manager de IRI, añadiendo que “la portabilidad y un packaging de cierre hermético, por ejemplo, son ventajas de un valor cada vez mayor al aportar comodidad para el consumidor on-the-go. Pero necesitarán equilibrarlo con la demanda de opciones más saludables, ya que los snacks azucarados se están convirtiendo en menos atractivos para los compradores, y ofrecer alternativas más adaptadas para el picoteo sin remordimientos, como los frutos secos y las semillas, la fruta y las palomitas.”

En España, además, nos estamos encontrando con una tendencia que crece en paralelo, pero es contraria, y es el crecimiento de los productos no saludables Premium en categorías como los chocolates: los productos de “indulgencia” permiten al consumidor darse el capricho.

Resumen
Título
Las últimas tendencias en consumo de snacks en Europa
Descripción
La demanda de comida y bebida de conveniencia ‘on-the-go’ —productos innovadores y cómodos, para un estilo de vida urbano y rápido— está ayudando a impulsar las ventas en Europa de los productos tipo snack.
Autor