La Organización Mundial de la Salud ha incluido algunos tipos de carnes —las procesadas— en el grupo de las sustancias más peligrosas para la salud. Pero, ¿realmente es tan mala la carne roja y los derivados como parece que aseguran los movimientos anticarnívoros? Este libro defiende que es posible mantener una dieta saludable, sin renunciar al consumo de carne.

Pese a la creciente presión de algunos colectivos para erradicar el consumo de carne, las estadísticas reflejan que España sigue siendo un país carnívoro con un consumo anual cercano a los 2.300 millones de kilos. Ocupamos el décimo lugar del mundo en el consumo de carne por persona y está claro que la mayoría de los españoles seguimos prefiriendo un filete que el pescado más sofisticado o una dieta basada exclusivamente en productos de origen vegetal.

Pero actualmente, ante las informaciones sobre los efectos nocivos de la carne roja y la alarma social que causan las alertas alimentarias, cada vez más ciudadanos expresan su preocupación sobre si su forma de alimentación amenaza su salud y la de su familia. Hace apenas un año, la Organización Mundial de las Salud (OMS) puso en el punto de mira la carne roja —vacuno, cordero o cerdo— al relacionar su consumo excesivo con la posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente el colorrectal, y los expertos del organismo internacional aseguraban que la relación entre tumores y carne es aún más clara en lo que denominan “carne procesada”, es decir aquella que ha sido transformada a través de procesos de salado, curación, fermentación o ahumado entre otros sistemas para resaltar su sabor o mejorar su preservación. En este grupo se encuentran todo tipo de embutidos, salchichas, cecina, carne en conserva, jamón…

Carne sí, pero con moderación

Sin embargo, en este libro, El carnívoro feliz (Arcopress, 2016), sus autores, los periodistas David Ruipérez y Carmen Cardoso, defienden que es posible mantener una dieta saludable, sin renunciar al consumo de carne, abordando esta polémica cuestión de forma amena y didáctica de la mano de algunos de los expertos internacionales más relevantes en el campo de la alimentación y con toda la evidencia científica sobre la mesa.

Una obra en la que se facilitan las claves para mantenerse sano sin renunciar por completo al consumo de productos de origen animal, con tan solo tener en cuenta detalles como limitar a medio kilo la ingesta de carne roja, elegir algunas partes del animal y evitar aquellas formas de preparación de las piezas que favorecen la aparición de sustancias potencialmente nocivas, entre otros.

Pero, en El carnívoro feliz, Carmen Cardoso y David Ruipérez analizan también fenómenos actuales como el ‘boom’ de las hamburguesas gourmet y las carnes exóticas, radiografían los embutidos tradicionales y los cortes del ganado que cada vez menos consumidores saben escoger en función del plato a cocinar, y muestran enfoques novedosos como la carne zen o el mindful eating. Curiosidades históricas y científicas sobre por qué a nuestro cerebro le atrae el olor de un asado o el bacon frito y absurdas creaciones gastronómicas en torno a la carne se hacen también hueco en sus páginas.

 

Título: El carnívoro feliz | Autores: Carmen Cardoso y David Ruipérez | Editorial: Arcopress | Fecha de publicación: 04/11/2016 | ISBN: 978-84-16002-74-0 | Encuadernación: rústica con solapas | Páginas: 216 | Precio: 17,90 €

 

Resumen
Calificación agregada
no rating based on 0 votes
Nombre de la marca
El carnívoro feliz
Nombre del producto
Libro (Ed. Arcopress)
Precio
EUR 17,90
Disponibilidad
Available in Stock