Difusión de los sistemas de producción agroecológicos para salvaguardar los territorios rurales, apoyo a la agricultura familiar y a pequeña escala, oposición a la difusión de los OGM, protección de los derechos de la población indígena, atención a la pesca artesanal para proteger los recursos hídricos de nuestros mares…

Son algunos de los aspectos relacionados con el sistema alimentario que el Consejo Internacional de Slow Food ha trasladado al nuevo director general de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cuya elección se llevará a cabo dentro de pocos días en las Naciones Unidas.

En este sentido, el Consejo, reunido en Chiusi (Italia) en su encuentro anual para definir la estrategia política de los próximos años, ha expresado también que “espera que la figura del nuevo director general refleje claramente el deseo de avanzar hacia el fortalecimiento de la biodiversidad agroalimentaria y de los modelos que apoyan a aquellos que producen alimentos de un modo justo y sostenible en todos los países del mundo.

Por ello, a través de la voz de sus delegados de 32 países diferentes en representación de los 160 en que está presente, Slow Food —que defiende un mundo en el que todas las personas puedan acceder a una alimentación buena, limpia y justa para los que la consumen, los que la cultivan y el planeta— subraya que la FAO —fundada por y para apoyar la lucha contra el hambre y la malnutrición y para mejorar la vida de las poblaciones rurales— tendrá un papel y una responsabilidad aún más importante en un momento histórico en el que la emergencia medioambiental y climática asume proporciones mundiales y los desafíos deben abordarse con urgencia.

Peticiones a la FAO

Los delegados internacionales de Slow Food esperan que, a raíz de lo que comenzó el actual director José Graziano Da Silva y teniendo en cuenta el Decenio de las Naciones Unidas para la Agricultura Familiar recién iniciado (2019-2028), el nuevo director general, ponga en el centro de las políticas de la FAO de los próximos cuatro años de mandato los siguientes aspectos:

  • La difusión de los sistemas de producción agroecológicos como instrumentos eficaces para salvaguardar los territorios de las sociedades rurales.
  • El apoyo a la agricultura familiar y a pequeña escala
  • La oposición a la difusión de los OGM
  • La protección de los derechos de la población indígena
  • La atención a la pesca artesanal para proteger los recursos hídricos de nuestros mares.

De este modo, Slow Food, que con sus centenares de miles de socios y activistas, continuará involucrándose en la lucha por un sistema alimentario bueno, limpio y justo para cada persona de la Tierra, espera poder perseguir este objetivo junto con la FAO durante los próximos cuatro años.

Resumen
Lo que Slow Food espera del nuevo director general de la FAO
Título
Lo que Slow Food espera del nuevo director general de la FAO
Descripción
Aspectos relacionados con el sistema alimentario que el Consejo Internacional de Slow Food ha trasladado al nuevo director general de la FAO, cuya elección se llevará a cabo dentro de pocos días en las Naciones Unidas.
Autor