Una pieza de Vermeer, el queso holandés que se alzó con el galardón de Mejor Queso del Mundo 2012, en el transcurso del Campeonato Mundial de Quesos celebrado recientemente en la ciudad estadounidense de Madison (Wisconsin), fue subastada posteriormente, alcanzando la cifra de 8.440 dólares (6.423 euros), 589 euros por kilo. Sin embargo, según informa […]

Una pieza de Vermeer, el queso holandés que se alzó con el galardón de Mejor Queso del Mundo 2012, en el transcurso del Campeonato Mundial de Quesos celebrado recientemente en la ciudad estadounidense de Madison (Wisconsin), fue subastada posteriormente, alcanzando la cifra de 8.440 dólares (6.423 euros), 589 euros por kilo.

Sin embargo, según informa la Asociación de Productores de Queso Wisconsin, el campeón del mundo no fue proporcionalmente el queso más caro vendido en esta subasta realizada para obtener beneficios destinados a la futura formación profesional de maestros elaboradores de quesos, ya que un lote de tres quesos, también Medalla de Oro, procedentes de un fabricante local de este estado norteamericano, llegó a alcanzar el precio de 841 euros el kilo.

En el reciente Campeonato Mundial, Vermeer, un Gouda semicurado bajo en grasas, obtuvo los máximos honores entre 2.504 quesos procedentes de 24 países, consiguiendo anotarse en la ronda final del jurado, con 16 quesos en liza, un total de 98.73 puntos de los 100 máximos disponibles y creando un cierto malestar entre los productores suizos, ya que su victoria impidió que este país consiguiera el título por cuarto año consecutivo.

Los productores -quienes, por cierto, no habían enviado ningún representante al certamen y recibirán el premio en una comida formal que se celebrará en Madison el próximo mes- elaboran su queso en una factoría situada en la llamada Campiña de Friesland, en la localidad holandesa de Steenderen.

Artículos relacionados:

El holandés ‘Vermeer’, nombrado el mejor queso del mundo

{jathumbnail off}