Si desde muy pequeños favorecemos que los niños adquieran hábitos de alimentación y actividad física adecuados, los tomarán por imitación y a lo largo de su vida les ayudarán a prevenir enfermedades como la obesidad, a vivir con energía y salud y, en definitiva a ser más felices.

En este sentido, expertos de la Universidad de Zaragoza indicen en la importancia de esta comida y aseguran que el 84% de los escolares españoles de entre 3 y 6 años no meriendan todos los días y un 44% solo toma un alimento.

Según los nutricionistas y médicos especializados, para llevar una dieta equilibrada es necesario tomar las cinco comidas al día. Por lo tanto, deberíamos prestar más atención a la merienda, ya que desde la hora del almuerzo hasta la cena pasan largas horas en las que los niños deben enfrentarse a multitud de actividades: clases extraescolares, deportes, deberes, estudios y tardes de ocio. De este modo, evitaremos que lleguen hambrientos a la cena, aportando los nutrientes necesarios para afrontar la recta final del día. La merienda es el momento ideal para ofrecer algo rico y divertido.

También la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) señala la merienda como una comida importante y que debería representar al menos el 10% de la ingesta energética diaria de un niño, pero la realidad es que únicamente el 16,5% lo hace cada día, según datos de esta organización.

Por ello, Manzanas Kanzi ha querido preparar una serie de consejos para preparar una merienda rica y sabrosa, la gran olvidada de la alimentación conforme vamos creciendo.

Meriendas sabrosas y saludables

Fácil de preparar y transportar. En la merienda competimos con una gran oferta de alimentos procesados con grandes cantidades de azucares y un valor nutricional bajo. Que los niños estén habitualmente fuera de casa a esas horas no ayuda a ofrecerles siempre lo mejor por eso debemos preparar alimentos sencillos y fáciles de llevar. Frutas como la manzana Kanzi son, por su facilidad de transporte, un complemento y alternativa a tener en cuenta para meterla en la mochila por la mañana. Se conserva perfectamente y su sabor continuará intacto. Es recomendable consumirla directamente con la piel, que además de potenciar el sabor, actúa como cepillo de dientes natural, y es donde mayor cantidad de pectina contiene. Esta fibra tiene efecto saciante que ayuda a disminuir la sensación de hambre durante más tiempo y llegar a la cena sin necesidad de atiborrarse.

Prestar atención a la combinación de alimentos. Para obtener meriendas de óptimo valor nutricional se deberían combinar tres tipos de alimentos: lácteos, frutas naturales y carbohidratos. Por todo ello, añadir frutas y yogur ayuda a alcanzar un aporte energético más adecuado, a la vez que mejora la ingesta de nutrientes fundamentales para su correcto desarrollo. Además, si tenemos tiempo hay multitud de formas de presentación. En brochetas, macedonia, en cuadraditos en un yogur natural, con leche y cereales, etc.

Evitar el aburrimiento. Es mejor planificar un menú y variar todos los días, así evitamos que los más pequeños se aburran. Podemos presentarlas de forma diferente, teniendo en cuenta el momento de consumo, en el parque, en casa, frente a los deberes, en un cumpleaños… eso sí, no debemos interferir negativamente en el proceso de digestión de la comida del mediodía y debemos de cuidar las cantidades para no llenarles demasiado y que lleguen a la cena sin hambre.

Bocadillos y sándwich ligeros. Los bocadillos de toda la vida con dos rebanadas de pan aportan hidratos, son sanos y nutritivos. En el contenido, evitar embutidos e introducir con carnes poco grasas como jamón o pavo. Además, la merienda ideal para niños también puede incluir, una vez por semana, un bocadillo con chocolate.

Resumen
Meriendas sabrosas y saludables, niños sanos y felices
Título
Meriendas sabrosas y saludables, niños sanos y felices
Descripción
Si desde muy pequeños favorecemos que los niños adquieran hábitos de alimentación y actividad física adecuados, los tomarán por imitación y a lo largo de su vida les ayudarán a prevenir enfermedades.
Autor