Lisboa dispone de una oferta gastronómica con lo mejor de la cocina mediterránea a través de una gran variedad de platos típicos, como sus más de mil formas de preparar el bacalao. La proximidad al mar hace que cuente con sabrosos platos de pescado y marisco, además de otros ricos productos como pan, aceite, queso o embutidos, presentes siempre en su amplia oferta de restaurantes.

Entre los históricos soportales que rodean la Plaza del Comercio se esconde uno de los cafés con más personalidad de la ciudad, el Martinho da Arcada, abierto desde 1782. En sus paredes cuelgan fotos del escritor Fernando Pessoa, para quien este café fue su segundo hogar. En el Martinho da Arcada podremos degustar los platos más tradicionales de la ciudad, como el arroz con pato a la portuguesa o los champiñones con nata.

Situado en el Castillo de San Jorge, en la Casa do Leão se puede contemplar una espléndida vista de Lisboa y el Tajo mientras se prueban unos típicos platos lusos. Es el lugar ideal para alejarse del bullicio de la ciudad y disfrutar de un perfecto almuerzo de negocios o de una cena a la luz de las velas.

Lo primero que destaca del restaurante Eleven es su espectacular edificio de líneas modernas y sencillas, encaramado a uno de los puntos más altos de la ciudad, que ofrece unas magníficas vistas del famoso parque lisboeta de Eduardo VII. En los fogones, el internacional chef Joaquín Koerper, de origen alemán, se ocupa de trabajar las materias primas locales con mimo y originalidad, desarrollando unas creaciones que le han llevado a conseguir su primera estrella Michelin.

De vanguardia

Uno de los más innovadores restaurantes de Lisboa es el Bica do Sapato. Construido en el restaurado muelle a orillas del río, frente a la Estación de Santa Apolonia, cuenta con un comedor de techos altos e inmensos ventanales con vistas al Tajo. Su carta une la tradición portuguesa con el toque mediterráneo: desde las vieiras frescas a la parrilla con ensalada de rúcula y parmesano, o el bacalao asado con pan de maíz, hasta el carpaccio de pato con chalotes y cebollino.

La cocina de vanguardia, la experiencia y la creatividad se unen en la Tasca da Esquina, a escasos metros del precioso Jardim da Estrela. Tres grandes chefs se encuentran tras sus fogones: Vítor Sobral, Hugo Nascimento y Luís Espada, que han sabido reinventar la cocina portuguesa con las técnicas más novedosas. En su menú destaca una amplia variedad de petiscos (entrantes) y unos deliciosos postres. Todo acompañado con los mejores vinos portugueses.

En Can the Can, en Terreiro do Paço, las latas de comida son las auténticas estrellas. Un moderno espacio en el que las conservas portuguesas y los productos frescos se combinan en una carta que propone un nuevo concepto de gastronomía mediterránea, de la mano del chef Akis Konstantinidis.

Papa Açorda sigue siendo el restaurante más famoso del Bairro Alto de Lisboa. Abierto en la década de los 80 presenta una cocina portuguesa moderna aunque con el tradicional açorda, un guiso de pan, que atrae a todos los rostros conocidos de la ciudad. También es famoso su delicioso mousse de chocolate, aunque para probar su cocina se debe reservar con antelación.

Resumen
Título
De restaurantes por Lisboa
Descripción
Lisboa dispone de una oferta gastronómica con lo mejor de la cocina mediterránea a través de una gran variedad de platos típicos, como sus más de mil formas de preparar el bacalao.
Autor