Beber abundante agua —al menos dos litros al día— aunque no se sienta sed, hacerlo con frecuencia, evitar las bebidas muy azucaradas, las alcohólicas, café, té o cola, así como los líquidos excesivamente fríos y las comidas calientes, copiosas y de digestión lenta, aumentar el consumo de frutas y verduras, como gazpachos ligeros y ensaladas frías, en definitiva aprovechar nuestra dieta mediterránea son algunas de las pautas más eficaces para asegurar el disfrute de un verano saludable.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid recuerda que durante el verano es necesario extremar el cuidado de niños y mayores y adoptar medidas de precaución frente a los riesgos del calor para así poder disfrutar tranquilamente de un verano saludable.

Los alimentos

En lo relativo a seguridad alimentaria, los expertos recuerdan que con el clima caluroso las bacterias se multiplican rápidamente. Por eso es importante extremar los cuidados y no dejar alimentos fuera del frío durante más de una hora. En caso de que se quiera guardar comida sobrante, se debe guardar en la nevera nada más terminar de comer.

Resulta fundamental mantener separados los alimentos crudos de los alimentos ya cocinados para que no se contaminen. Para evitarlo se deben usar superficies y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar, para manipular alimentos crudos y alimentos cocinados, conservándolos en la nevera en recipientes separados y tapados. Además, no se debe colocar la comida ya cocinada en el mismo plato donde estuvo cruda.

Una de las principales medidas de prevención para comer seguro se encuentra en la cocción adecuada de los alimentos, y que ésta alcance como mínimo los 65º C. En caso de carnes, hay que cerciorarse de que el calor llega correctamente al interior de la pieza.

Si se va a consumir pescado poco cocinado, crudo, marinado o en vinagre, hay que congelarlo previamente durante al menos dos días y en un frigorífico de al menos tres estrellas para evitar posibles infecciones por la presencia de anisakis (parásito presente en algunos pescados).

Los viajes

Si se va a viajar al extranjero se debe disponer de lo necesario para una atención médica, como tarjeta sanitaria, seguros médicos o un pequeño botiquín. Si se viaja a países exóticos es muy importante consultar con tiempo la necesidad de vacunarse contra enfermedades que puedan existir en el país de destino.

Se advierte también de los cuidados que hay que tener con los niños al cambiar de vivienda durante las vacaciones de verano, como verificar las condiciones de seguridad de la nueva residencia para evitar posibles riesgos. En este sentido, es recomendable realizar una revisión de ventanas, escaleras, aparatos eléctricos y balcones, y es conveniente conocer rápidamente los alrededores de la casa fijándose en los accidentes del terreno, el tráfico, los pasos de cebra y en general en aquellos aspectos que pudieran constituir un riesgo para los niños.

Sanidad recuerda que se deben usar los dispositivos de seguridad del vehículo, y en el caso de niños, usar sillas homologadas según peso y talla, revisando previamente su estado y anclajes. Los animales deberán ir con su dispositivo de seguridad o en un trasportín.

Conviene dormir bien la noche anterior, planificar paradas cada 2 horas, y beber agua para mantener una buena hidratación. No se debe conducir en las horas de más calor y hay que evitar conducir tras comidas copiosas.

El hogar

Con respecto a los cuidados que conviene adoptar en el hogar, Sanidad aconseja bajar las persianas y toldos de las ventanas expuestas al sol, permaneciendo en la sala más fresca; no salir a la calle en las horas más calurosas y elegir las sombras; usar sombreros y ropa ligera de tejidos naturales y colores claros; evitar hacer deporte, bricolaje, jardinería en las horas centrales del día, y ducharse a menudo o refrescarse con paños húmedos.

 

Resumen
Consejos para un verano saludable
Título
Consejos para un verano saludable
Descripción
Para disfrutar de un verano saludable es necesario extremar el cuidado de niños y mayores y adoptar medidas de precaución frente a los riesgos del calor.
Autor