Oriol Balaguer ha obtenido el Premio al mejor Croissant de mantequilla de España que concede desde hace siete años la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona y al que se han presentado, en esta última edición, 45 obradores de toda España.

En una degustación a ciegas, los miembros del jurado integrado por diferentes pasteleros, entre ellos por el ganador del año pasado Jordi Morelló, de la pastelería Ochiai de Barcelona; por Miguel Moreno, propietario y director de Producción de pastelerías Mallorca y por representantes del Gremio de Pasteleros de Barcelona han valorado, el sabor, el gusto, el alveolado y el hojaldrado de la propuesta de Oriol Balaguer para distinguirle como el mejor Croissant de España.

“El objetivo de este premio es dar a conocer un producto muy interesante que además es una de las principales tarjetas de visita de todas las pastelerías. El croissant es uno de los clásicos de las reposterías de España y es un producto que la gente consume y puede probar. Por eso nosotros le damos una gran importancia y queremos reconocerlo y ponerlo en valor”, afirma Olivier Fernández, Director de la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona.

Por su parte Oriol Balaguer destaca la importancia del Croissant en su propuesta. “Este premio me hace especial ilusión porque desde 2002 el croissant es una de mis principales propuestas pasteleras. De hecho siempre me he definido y me considerado un apasionado de las masas de fermentación y desde pequeño disfrutaba más haciendo un croissant que un pastel o un bombón. Es cierto que el chocolate tiene mucho protagonismo en mi carrera pero yo disfruto de la misma forma elaborando bollería, croissant o panettones”.

[infobox title=’Vocación por la repostería’]

Retrato Oriol Balaguer

Nacido en 1971 en Calafell (Tarragona), Oriol Balaguer sintió su vocación por la repostería desde muy joven y para desarrollarla estudió en la Escuela del Gremio de Pastelería de Barcelona. Tras trabajar en las mejores pastelerías belgas y españolas, formó parte del equipo de Ferran Adrià durante siete años. Con tan solo 21 años, en 1993, Balaguer fue elegido Mejor Maestro Pastelero Artesano Español y, en 1997, Mejor Pastelero de Restaurante Español. Además, fue distinguido como Mejor Pastelero de Catalunya en 2003, Profesional del año en 2006 y Mejor Pastelero-Repostero de España en 2008. Otros premios que han reconocido su trayectoria son el Mejor Postre de España 1997, Mejor Libro del Mundo 2000 (El Libro de los Postres. Montagud Editores), Mejor Postre del Mundo 2001, Mejor Web Gastronómica de España 2005 y Mejor Tienda Gastronómica 2008. Oriol Balaguer se ha consolidado como un referente de la pastelería, y en la actualidad, cuenta con un taller/pastelería en Madrid y dos en Barcelona. También en la Ciudad Condal se ubica la panadería de autor Classic Line y el Estudio de Chocolate y Pastelería, un laboratorio para la experimentación con los sabores dulces.[/infobox]