El chef belga Peter Goossens nació en 1964 en Borsbeke, un pequeño pueblo de la región de Flandes, en el seno de una humilde familia que siempre consideró la cocina como una parte fundamental de sus tradiciones y que así se lo trasladaban a su descendencia. De hecho Peter Goossens siempre ha estado preocupado y […]

El chef belga Peter Goossens nació en 1964 en Borsbeke, un pequeño pueblo de la región de Flandes, en el seno de una humilde familia que siempre consideró la cocina como una parte fundamental de sus tradiciones y que así se lo trasladaban a su descendencia.

De hecho Peter Goossens siempre ha estado preocupado y ha puesto mucho énfasis en el uso de ingredientes frescos y productos de temporada y la realidad es que ha terminado convirtiendo estos factores en el eje central de su propuesta culinaria en su restaurante Hof van Cleve, una bonita casa rural cercana a Flandes que cuenta ya con tres estrellas Michelín y se ha situado en el puesto número 15 de la lista S. Pellegrini de los mejores restaurantes del mundo.

Peter recibió su primera formación profesional en la cercana población belga de Koksijde, pero al terminar sus estudios se trasladó a París para seguir su carrera gastronómica y allí encontró trabajo en algunos de los mejores restaurantes de la ciudad. Después de tres años de estancia en la capital francesa regresó a Bélgica en 1987, montando su propio restaurante en la pequeña ciudad de Kruishoutem, un local muy sencillo de platos muy simples donde nunca logró trasladar sus ya latentes cualidades culinarias.

El momento oportuno en el sitio adecuado

Así continuó durante cinco años hasta que en 1992 finalmente tuvo la oportunidad de hacerse con una bonita casa rural cercana a Gante, que una vez restaurada a su gusto y al de su esposa Lieve Goossens –al cargo de la sala- se convirtió en el actual Hof van Cleve, nombre que tomaron de un antiguo ermitaño que según la tradición local ocupó durante años esos edificios.

Al cabo de dos años ofreciendo los platos que Peter siempre había deseado realizar,  Hof van Cleve se convirtió en un gran restaurante gourmet, obteniendo periódicamente las deseadas estrellas Michelín hasta llegar a las tres actuales, además de numerosos premios internacionales, entre ellos el de “Mejor cocinero del año” en 2004.

Lo mejor de la región de Flandes

En la cocina, la inspiración de Peter Goossens proviene de la propia topografía de su entorno, del que aprovecha la tremenda riqueza del cercano Mar del Norte – langosta, atún rojo, bacalao danés – y las abundantes especialidades de la fértil tierra de Flandes, una comida rural pura pero muy fina y sabiamente tratada, con brillantes ejemplos como su chuleta de ternera lechal mínimamente tratada al estragón y acompañada de guisantes y colmenillas, o la ya más exótica carne de Wagyu (Kobe) cocinada en sal y servida con cebolla, crema de alcachofas y buñuelos de garbanzos.