Sin duda se trata de un proceso natural, pero tiene aspecto de milagro. Un recipiente y una bolsa con pura agua de mar recogida en la Costa Brava, en el Mediterráneo. Una vez se vacía el agua en el recipiente y se deja que el sol y el viento hagan su trabajo, tenemos una salina en casa.

Pura y saludable sal marina, porque tras haber depositado el agua de mar en el recipiente, en unos días el agua se evapora y se obtiene la sal, cosechada tal y como como la humanidad lleva haciendo desde el principio de la civilización, pero en este caso será nuestra propia sal.

Una empresa de Barcelona, Salaos, ha sacado al mercado una salina doméstica para cosechar nuestra propia sal marina. El pack consiste en un recipiente que imita las formas rectangulares de las salinas marinas y una bolsa con pura agua de mar recogida cerca de la Costa Brava, filtrada, analizada, apta para el consumo humano y con su propio registro sanitario.

El proceso es sencillo y natural. Se vacía el agua en el recipiente-salina y se deja en la ventana, terraza, patio o jardín, en un lugar donde le dé el sol el máximo tiempo posible. Da igual si la vivienda se encuentra en la ciudad, en la meseta, en la montaña o en la costa. El sol y el viento harán su trabajo y al cabo de varios días el agua de mar se habrá evaporado y quedará sal marina pura, con todos sus oligoelementos y minerales. Su aspecto y su sabor son intensos y especiales. Ese es su sabor y aspecto natural.

De cada cosecha pueden salir entre 30 y 50 gramos de sal, equivalente a casi dos saleros de mesa y el recipiente se puede volver a utilizar cuantas veces se quiera para repetir la cosecha. Simplemente hay que añadir el contenido de otro envase con agua de mar y volveremos a tener sal en la salina doméstica.

El precio del pack, un set completo compuesto de 750 mililitros de pura agua de mar de la Costa Brava y una salina doméstica, es de 20 euros.

Como hace miles de años

España fue una potencia mundial en la producción de sal marina, y el Mediterráneo en concreto vivió siglos de esplendor con el llamado “oro blanco”. Durante muchos años la sal valía más que el oro por su importancia en la conservación de alimentos.

La sal marina se lleva cosechando de esta manera desde hace miles de años. En este caso Salaos conceptualiza el proceso y lo hace accesible a todo el mundo para que viva la experiencia de ver cómo el agua transparente del primer día desaparece y da paso a una blanca y brillante capa de sal.

 

Resumen
Calificación agregada
5 based on 2 votes
Nombre de la marca
Salaos
Nombre del producto
Salina casera
Precio
EUR 20
Disponibilidad
Available in Stock