El cava es vino espumoso natural, que aporta un moderado contenido alcohólico además de unas juguetonas y reconfortantes burbujas, circunstancias que unidas a su temperatura ideal de consumo –alrededor de los 8 grados– hacen de esta bebida una opción perfecta para el verano. La mejor forma de enfriarlo es introduciendo la botellas, al menos media […]

El cava es vino espumoso natural, que aporta un moderado contenido alcohólico además de unas juguetonas y reconfortantes burbujas, circunstancias que unidas a su temperatura ideal de consumo –alrededor de los 8 grados– hacen de esta bebida una opción perfecta para el verano.

La mejor forma de enfriarlo es introduciendo la botellas, al menos media hora antes de su consumo, en un recipiente que contenga mitad hielo y mitad agua. También se puede utilizar el frigorífico, teniendo en cuenta que como mínimo se precisan tres horas para enfriarlo.

Pero después de haber tomado estas precauciones y una vez la botella se encuentra en servicio, ya fuera del frigorífico, la mejor forma de preservar esa buena temperatura puede ser esta propuesta de Le Creuset, la línea de fundas enfriadoras Screwpull que, además de funcionalidad, aportan un agradable toque estético para disfrutar del cava más elegante del verano.

 

{jathumbnail off}