En realidad no se trata de ningún acertijo, porque si hablamos de ‘verde’ estamos hablando de Rodrigo de la Calle, impulsor junto con el biólogo Santiago Orts de una de las líneas gastronómicas más originales y saludables que se hayan dado en nuestro país a lo largo de los últimos años: la Gastrobotánica. Toda una […]

En realidad no se trata de ningún acertijo, porque si hablamos de ‘verde’ estamos hablando de Rodrigo de la Calle, impulsor junto con el biólogo Santiago Orts de una de las líneas gastronómicas más originales y saludables que se hayan dado en nuestro país a lo largo de los últimos años: la Gastrobotánica.

Toda una filosofía que revindica especies vegetales apenas conocidas procedentes de la huerta de Elche –como la anémona de tierra o el caviar cítrico, entre otras– y en la que se basa la magnífica cocina del restaurante Rodrigo de la Calle (una estrella Michelin) en Aranjuez, Madrid, donde se ofrece una cuidada carta basada en el producto vegetal de temporada y los arroces, como ejes centrales de su propuesta.

Por si faltaba algo, la pasada semana se estrenó una terraza exterior, un espacio en el que poder disfrutar del mismo nivel de calidad de su galardonada cocina pero en una versión con un toque más informal, algo que siempre se agradece en plena temporada veraniega.

verde-terraza2Menú verde… y de todos los colores

El menú de terraza ofrece raciones ‘verdes’ como un asadillo de pimientos al carbón, papas con mojo verde y rojo, huevo a baja temperatura con patata y trufa, berberechos al aceite de cítricos o rizos de calamar con pisto manchego, pero también arroces en varias versiones como a banda, negro de chipirón, puntas con ajos tiernos, o con Bacalao, además de disponer siempre de una buena carne y un pescado del día.

En los postres no podía faltar el fresón de Aranjuez, en este caso acompañando un rico pastel ruso, además de otras delicadezas como una tarta de queso con sorbete o macedonias y sorbetes de frutas.

Y todo a media hora escasa del centro de Madrid, en uno de los Reales Sitios de la Corona de España desde que Felipe II así nombrara a la ciudad en 1560. Una buena oportunidad para una escapada de un día, en la que además de disfrutar del entorno del Palacio Real y sus Jardines, sabremos con seguridad que la buena comida… está garantizada.

{jathumbnail off}