Navarra celebra una nueva edición de la Semana de la Cazuelica y el Vino que este año reunirá, del 10 al 19 de octubre a un total de treinta y ocho establecimientos que presentarán elaboraciones propias acompañadas de vino de Navarra, mini sabrosos aperitivos servidos en cazuelas de barro.

Los establecimientos participantes concurren con una o dos cazuelicas, una de las cuales participa en el concurso que se organiza para premiar las mejores elaboraciones. Durante los días de esta semana gastronómica, el precio de la cada cazuelica será de 2 euros, entre ellas innovadoras creaciones o platos tradicionales de la cocina navarra como el ajoarriero, el cordero o el cochinillo.

De los 38 establecimientos que participan, 32 son de Pamplona y el resto de localidades como Zizur Mayor, Noáin, Olite, Puente la Reina y Lácar. La información detallada sobre los locales y las tapas ofrecidas puede consultarse en esta dirección.

En la pasada edición recibieron los premios del jurado creaciones como las ‘Migas con patatas y patito’ de La Cocina de Álex Múgica; ‘La gallina güevona’, del Bar Zenón o el ‘Pimiento de cristal relleno’, de La Barra del Melbourne, entre otros.

Y en Pamplona…

Dado que la mayor parte de los establecimientos que participan en la Semana de la Cazuelica y el Vino se encuentran en la Cuenca de Pamplona, acercarse a la capital navarra para disfrutar de su gastronomía es una de las mejores excusas para recorrer las calles de su casco antiguo o descubrir otros rincones y atractivos de la ciudad.

Pamplona es conocida por los Sanfermines, así que no es de extrañar que todos sus visitantes quieran conocer las calles por las que transcurre el encierro entre el 7 y el 14 de julio. En esas calles y sus alrededores se encuentran varios de los establecimientos que participan en la Semana de la Cazuelica. Rodeada de murallas y vigilada por torres y campanarios, en la parte antigua se descubre una ciudad medieval de estrechas calles, plazoletas, palacios e iglesias.

En el interior de la Catedral de Santa María se encuentran un bello templo gótico y una interesantísima exposición denominada “Occidens”. También merece la pena visitar el Museo de Navarra que conserva valiosos ejemplos del arte navarro de todos los tiempos, el Archivo General, la iglesia de San Saturnino, el Ayuntamiento o el Palacio de Condestable, donde se encuentra el pequeño museo con el legado del violinista Pablo Sarasate.

Pamplona es una de las ciudades españolas con mayor zona verde por habitante, con grandes parques como los de La Ciudadela, La Taconera, Media Luna y Yamaguchi, en los que poder pasear y relajarse. Conocida por el prestigio de sus universidades y centros hospitalarios, también es una ciudad con una rica actividad cultural en escenarios como el Auditorio Palacio de Congresos Baluarte, Teatro Gayarre, Planetario y Escuela Navarra de Teatro, además de salas de cine, galerías de arte y museos. Los incondicionales del deporte también encontrarán en la capital navarra y sus alrededores espacios en los que practicar toda clase de deportes y frontones en los que ser testigos de un buen partido de pelota.